Batch cooking

También conocido como hacer taperwé (españolizando el nombre original “tupperware”). Y me puedes decir, ¿en serio me vas a hablar de hacer tuppers? Pues sí, creo que es un concepto sencillo y aplicable a todo el mundo, que te puede descomplicar un poco la vida de tareas que no tienen por qué ser un quebradero de cabeza, pero que para mucha gente lo es. Desde que empezó la pandemia del coronavirus y a pesar de tener comedor disponible en mi empresa no lo he pisado. Porque no me fío de que todo el mundo cumpla las directivas de seguridad e higiene ni he estado nunca convencido al 100% de la comida que se sirve ya que no la preparo yo y no sé qué ingredientes lleva ni de qué calidad.

Batch cooking, hacer tuppers o preparar taperwé, mi salvación para comer bien todos los días

Tras el confinamiento tocaba volver a la oficina y en esta nueva realidad (que no normalidad, porque normal no es) por muchas medidas que haya continuamente se cometen negligencias e incongruencias hacia el supuesto objetivo de garantizar la seguridad y salud. Así que, pasando de meterme en un sitio cerrado por el que pasan cientos de personas tuve que optar por: ¡el taperwé!

No te lo voy a negar, para mí no es una situación ideal en la cocina, eso ocurre en los fines de semana o de vacaciones cuando tengo horas para ver qué quiero comer, buscar los ingredientes, ir a comprarlos si fuera necesario, ver la receta y ponerla en práctica. Es más, empezar esta rutina se me hizo algo pesado, todos los días tenía que preparar algo para el día siguiente además de la cena… ¡Qué conveniente es tener un comedor!

Consumo de tiempo

No te lo voy a negar, no soy la persona con mayor tiempo libre del mundo, pero tampoco la que dispone de menos. Tener que hacer los tuppers me suponía un auténtico robo a mano armada a mi perfectamente timebloqueada agenda. Si vives solo como yo, trabajas 8 (más algunas) horas al día, haces ejercicio de forma regular y te gusta tener aficiones (como escribir esto), vida social y dormir, no existe tiempo físico para cocinar 2 veces al día cada día, sin contar desayuno porque hacer unas tostadas,  un revuelto o lo que sea ni lo considero cocinar.

Pues bien, hacer algo “en lotes” ahorra tiempo. Si vas a agujerear folios, es mucho más eficiente hacerlo de 10 en 10 que de 1 en 1, el esfuerzo es casi idéntico y sin embargo… ¡Tienes 10 veces más resultados! Este tipo de cocina es algo del estilo, pero lo que a mí me funciona es bastante sencillo:

  • Platos de más de 1 ración.
  • Que puedan ser consumidos al día siguiente calentándolos.
  • Que preferiblemente se pueda congelar.
¿Ahorrar tiempo? Cocina por lotes

Planificación

Creo que no te es una sorpresa si te digo que soy una persona bastante organizada (y me planifico bien). En concreto me suelo dejar un hueco los fines de semana (el sábado por la mañana en concreto) para esto y directamente lo que hago es en un cuaderno hacer una planificación semanal de las comidas y cenas que voy a comer, acto seguido hago la compra de aquello que me falte para cumplir esta planificación y el domingo hago 1 o dos comidas (normalmente 1) que pueda guardar en tuppers, congelar e ir sacando. Aquí te destaco tres claves del batch cooking:

  • Planifica, haz el esfuerzo por pensar qué vas a comer cada día, de forma que sea algo equilibrado y siga el estilo de alimentación que te convenga seguir.
  • Piénsalo, pero sólo 1 vez, te quitarás de encima ese “qué como hoy” o “qué preparo ahora para cenar”.
  • Cada vez que cocines, que haya más de una porción. Vas a tardar exactamente lo mismo en cocinarlo pero vas a hacerlo muchas menos veces. Busca tu hueco en la semana cuando puedas hacer una comida grande de varios platos (como un potaje).

Adherencia

Una de las grandes ventajas de cocinar y hacer tuppers es la facilidad que proporciona para que te adhieras a una determinada dieta. Tanto si buscas perder grasa, como aumentar masa muscular, mantenerte o cuidar intolerancias, el poder de la planificación y de pensar las cosas y dejarlas escritas es que luego simplemente tienes que hacerlo. Puede no ser fácil de cumplir siempre, pero es una idea simple: quieres seguir una dieta determinada, planificas para esa dieta, compras los ingredientes y cocinas para ello.

Hay gente que me dice que tengo fuerza de voluntad, pero es mentira, no creo en la fuerza de voluntad. Creo en la disciplina, en la constancia y en la adherencia a hábitos. Por eso, si no quieres comer patatas fritas, no compres. Si no quieres comer helados o chocolate, no compres. ¿Quieres comer lentejas 2 días esta semana? Haz un potaje y te pones tuppers de lentejas 2 días. ¿Tienes que meter extra de energía? Hazte un arroz con verduras y pollo y te haces 2-3 porciones.

Lentejas con chorizo, un plato estrella de mi dieta, fácil de hacer y nutritivas

Recetas

Por último algunas de las recetas (o platos) que preparo, que me ayudan a conseguir mis objetivos deportivos y de salud. Aviso a navegantes, a diferencia de la multitud de cuentas “fit” que hay pululando por instagram y que no saben ni comer ni cocinar, a mí me encanta comer. Disfruto de la comida bien hecha, de la comida nutritiva y de buenos platos tradicionales. Además me gusta alimentarme de alimentos, es decir: frutas, verduras, legumbres, carne, pescado, huevo y algo de cereal. Si necesitas ideas te dejo algunas de las que más hago para mi día a día:

  • Potaje de lentejas: lentejas, cebolla, pimiento, tomate, zanahorias, patatas, ajo y chorizo, además de alguna especia. Muy fácil de preparar, muy nutritivo, ingredientes de los que me gustan y admite congelarlas, 5 o 6 porciones de una vez.
  • Lasaña: carne, verduras (voy variando), tomate, cebolla, un poco de bechamel y las láminas de pasta. Hazla con ingredientes de calidad y tendrás una comida nutritiva. 4 (si eres como yo) o 6 porciones del tirón.
  • Tortilla de patatas: Patatas, cebolla y huevo. Poco hay más simple y rico, pero a mí una tortilla me da para 3 porciones (la acompaño de megaensaladas) que suelo comer para cenar.
  • Salmorejo: Tomates, ajo, aceite y pan. Si le echas huevo duro y jamón ya lo bordas, con 1 kg de tomate y 200 g de pan salen 3 buenos platos, 1 huevo duro para cada plato y jamón al gusto.
  • Arroces: arroz con verduras (pimiento, calabacín, brócoli, zanahoria) y pollo, huevo o ambos, se le puede echar curry o especias al gusto. En un momento haces comida para 2 o 3 días.

Como he dicho, puede que en instagram no veáis estos platos en cuentas de nutrición “fit”, pero a mí me gusta comer en condiciones 🙂

Salud!

Deja un comentario