Consciencia plena

Consciencia o atención plena, mindfulness o como decían los antiguos filósofos estoicos: prosoche. Este concepto que tanto se conoce hoy en día como mindfulness no es nuevo, pero, ¿qué es realmente el mindfulness? ¿Cómo se practica? ¿Qué beneficios puede traerte? Antes de responderte a todo esto tengo que decirte que el post de hoy va con recomendación al final, si te interesa el tema. Recomendación que incluye profesionales detrás, así como podcasts y cursos prácticos de mindfulness. ¡Vamos allá!

Hoy te hablo (un poco) de mindfulness

¿Qué es el mindfulness?

No es otra cosa que tener consciencia plena de aquello que te ocurre en el momento presente. La práctica de mindfulness y su concepto no son nuevos, hace ya 2500 años Buda Gautama inició (o difundió) esta práctica meditativa. Pero como no me gusta ni la religión ni hablar de ella, prefiero enfocarlo desde un punto de vista neutro. Eso nos lleva a los filósofos estoicos y su concepto de prosoche. Estos filósofos predicaban, entre otras cosas, que para alcanzar nuestro potencial en aquello que hagamos debemos ser completamente conscientes de qué ocurre ahora, sea agradable o desagradable.

El mindfulness no es algo místico ni religioso, no tienes que creer o dejar de creer en nada ni cuesta dinero. Su práctica activa no es otra cosa que un entrenamiento de la atención frente a estímulos externos y distracciones. Esto lo haces incluso cuando te concentras en leer  un libro, estudiar una asignatura o hacer un ejercicio concreto a la hora de practicar un deporte. Es un concepto que en la era de las distracciones y los estímulos constantes puede chocar o incluso ir en contra, pero ¡es de lo más sano que puedes hacer para tu cerebro!

¿Cómo se practica?

Aquí te voy a dar unas pequeñas recomendaciones para la práctica de la atención plena, es un tema muy amplio y para ello te invito a que visites el sitio que te dejo al final de este artículo. La práctica de la atención plena es totalmente gratuita, lleva poco tiempo, algo de esfuerzo y te beneficia con la práctica diaria y continuada, como todo lo que te trae beneficios reales a tu vida.

  • Práctica o meditación formal: Consiste en básicamente sentarse a meditar por un periodo de tiempo, desde 1 minuto a media hora o lo que llegues. Meditar no es “ponerse a pensar” en cosas, sino prestar atención a lo único que ocurre en ese momento: tu respiración. Este tema es muy amplio y ¡lo tratan en la recomendación que te traigo hoy!
  • Práctica informal: ¿Alguna vez te has visto conduciendo y en la situación de que has llegado a un sitio y no te has dado ni cuenta de cómo? Pues la práctica informal de mindfulness es todo lo contrario, prestar atención a aquello que estés haciendo en ese momento: conducir, cocinar, lavar los platos, hacer deporte, pasear… Determinadas actividades físicas como el yoga, la calistenia o las artes marciales están relacionadas fuertemente con una práctica de la atención plena por la alta consciencia postural que hay que tener.
La meditación formal ya la introdujo Buda hace más de 2500 años

Como ya he dicho en alguna ocasión, vivimos bombardeados por estímulos, siempre tiene que estar pasando algo, nos tenemos que entretener con algo o con varias cosas a la vez, como ver la tele y mirar el móvil. La práctica de mindfulness implica justo lo contrario, centrar toda tu atención en una cosa, en lo que te pasa aquí y ahora. Ni en preocupaciones por el futuro ni pensamientos sobre lo que ha pasado o podría haber ocurrido, sólo el aquí y el ahora.

Beneficios

Muy bien, pero ¿para qué te cuento todo esto? Pues para que te animes, como hice yo hace unos meses, a comenzar con la práctica de mindfulness y puedas disfrutar de sus beneficios.

  • Capacidad de concentración en estudios, trabajo y actividad deportiva, mejorando tu rendimiento.
  • Refuerza la estructura neuronal del hipocampo: esto significa que hace que te sea más fácil aprender y ser creativo.
  • Aumenta tu capacidad de perspectiva, siendo capaz de analizar los problemas de forma más objetiva y eficaz.
  • Mejora tu empatía hacia los demás, pero también hacia ti, cambiando la forma “en que te hablas”.
  • Por todo lo anterior también se reducen los niveles de estrés y ansiedad.

Son muchos los beneficios que trae la práctica regular de la atención plena, esos son sólo unos pocos de los más inmediatos, pero hay mucho más detrás de esta práctica y por ello te traigo ¡una gran recomendación!

Recomendación

Por último, si os interesa el tema os recomiendo encarecidamente el podcast y la web de estoesmindfulness. Lo llevan dos psicólogos profesionales y de forma amena y fácil de entender para todo el mundo explican cómo la práctica continuada de mindfulness puede afectar a distintos aspectos de tu vida. Es un podcast donde explican conceptos no sólo de mindfulness, sino también de la mente humana con muchísima claridad y cercanía.

Esto es mindfulness

Si no sabes por dónde empezar escucha el podcast y si quieres centrarte en algo más práctico también tienen un curso de iniciación con muy buena aceptación. Además, si encima quieres ir un paso más allá han montado un grupo de meditación (online) donde te guían, responden tus dudas y ayudan en esta beneficiosa práctica.

Salud!

Deja un comentario