Dieta: básico

La dieta no es «hacer una dieta», si te has dado cuenta este post está bajo la categoría «estilo de vida». Eso de «hacer una dieta» no te vale para nada, siento desmontarte las 200 dietas del calabacín, la alcachofa, el agua con limón o la zanahoria hervida. No me malinterpretes, una dieta que tiene un inicio y un fin en el tiempo no es que sea inútil, puede tener un propósito detrás y yo mismo hago periodos en los que como más o menos y unas u otras cosas según quiera aumentar fuerza, si tengo actividades que requieran energía y esfuerzos prolongados o si quiero limpiar y bajar el % graso. Sin embargo, la única dieta que existe es la que tienes: tu dieta es lo que comes cada día y eso es en lo que tenemos que trabajar.

Y este concepto es crucial para que mejores tu estado de salud física (y hasta mental!). Ser consciente de que lo que comes es tu dieta y será lo que defina tu progreso físico y tu estado de salud. Literalmente, los alimetos que ingieras definiran lo bien o mal que funcione tu cuerpo y con ello todo el progreso que quieras conseguir físicamente. Hay una frase que me encanta decir cuando me preguntan «cuál es el mejor ejercicio para marcar abdominales»… La única respuesta es «cocinando bien», siempre partiendo de la base de que haces ejercicio, si no te mueves no hay de dónde rascar. Puedes hacer abdominales toda tu vida, que si tienes una capa de grasa que los cubre no los vas a marcar jamás.

Comer bien literalmente te va a hacer sentir mejor, vas a tener mejores capacidades físicas, mejor salud física, mejor salud mental, menos estrés, te vas a sentir más ligero y ágil, vas a dormir mejor, levantarte con energía por las mañanas y estar más feliz. Tu cuerpo necesita vitaminas, proteínas, hidratos, grasas, fibra, minerales… Si le quitas algo de esto va a entender que hay una situación extraña de la que posiblemente protegerse o a la que tiene que reaccionar (cetoacidosis por falta de hidratos, alteraciones del metabolismo por exceso o falta de calorías, colesterol). Así que, ¿qué es comer bien? ¿Cómo puedes mejorar tu dieta? Pues es algo relativamente fácil, profundizaré sobre el tema pero para que empieces ya:

  1. Elimina alcohol y azúcar procesado. Bollería, pasteles, vino, cerveza, destilados, refrescos… Eliminarlo es el ideal, yo vivo en el sur de Alemania y aquí es casi un insulto no beber cerveza, pero por supuesto hay que reducir el consumo de estas sustancias lo máximo posible.
  2. Elimina alimentos procesados, precocinados y preparados. Puede parecerte difícil o extraño al principio por el sabor, pero hacer una pizza casera (incluyo la masa) es fácil y mucho más sano que comprar una pizza de supermercado llena de grasas hidrogenadas, conservantes e ingredientes de dudosa calidad.
  3. No cometas excesos. Te van a hacer sentir mal, haces daño a tu organismo y simplemente no es útil para nada. Los excesos de comida y bebida son directamente algo a evitar y sin embargo mucha gente bebe todos los fines de semana. 50 veces al año se intoxica al organismo con alcohol, calorías vacías y se pone al sistema digestivo a un estrés que no es necesario.
  4. Come lo suficiente. Como auténtico entusiasta del deporte y de la actividad física tengo que recalcar esto: COME LO SUFICIENTE. Ni más ni menos. Si eres de los que dice «es que como mucho y no gano peso», avísame, porque directamente estás equivocado, probablemente comas un tercio menos que yo.
  5. Come COMIDA. Pero comida de verdad: frutas, verduras, huevos, filetes, chuletas y pescados. Patatas, zanahorias, chuletones de ternera o cerdo, apio, cebollas, pepino, tomates, pimientos, naranjas, plátanos… Hazte un potaje en condiciones, una sopa de verduras, un revuelto de alcachofa. ¿Ves aquí batidos, suplementos o porquería variada? No, porque si comes en condiciones no los necesitas. Y si en tu dieta falta alguno de los alimentos que indico, ¡VAS MAL! Salvo intolerancias o alergias, claro.
  6. Cocina bien, trata de reducir los fritos lo máximo posible, usa la plancha y el horno. Una olla y no una freidora. Cocinar es una actividad placentera, yo vivo solo y tengo que hacerlo todos los días, mis días están MUY ocupados y sin embargo saco tiempo porque básicamente no hay diferencia de tiempo entre hacer algo en condiciones y algo que o lo es.

¿Y el día trampa? La dieta se puede asemejar mucho con la economía y finanzas personales. ¿Puedes permitirte tener un gasto grande? Tener un «día trampa» es romper una rutina sana por algo de lo que te tendrás que recuperar (exceso de calorías, azúcares y/o grasas que procesar o alcohol). Equivale financieramente a darte un capricho, a tener un gasto excepcional. ¿Te vas a recuperar de ello? Pues si de normal tienes una economía sana sí, pero si con cierta frecuencia te das caprichos al final te vas a fundir tus ahorros. Pues la alimentación igual, es todo el hábito que tengas. Si de normal vas dándote «caprichos» que no te hacen bien, habrás cambiado una rutina sana por una que no lo es. No digo que no te gastes el dinero o alguna vez comas algo insano, simplemente sé consciente y no lo transformes en hábito.

Hay muchas cosas que tener en cuenta, pero de aquí símplemente quédate con estos principios y pruébalo durante un mes: elimina alcohol, elimina azúcar, elimina alimentos procesados, come COMIDA en suficiente cantidad y cocínala tú, ¡rico rico y con fundamento!

Karlos Arguiñano: alguien con quien aprender a cocinar

Deja un comentario