JOMO: Joy Of Missing Out

Hoy va a ser algo corto pero directo y espero que útil.

¿Sabes qué es el FOMO? Por si acaso, es una palabreja que viene del inglés, de «fear of missing out» y listeralmente significa «miedo de perderse algo«. El FOMO es esa sensación de miedo, ansiedad o nerviosismo que ocurre muchas veces que pensamos que nos estamos perdiendo algo: salir con conocidos, ir a algún sitio, viajes, eventos e incluso estilos de vida distintos a los nuestros.

Sentir ese FOMO es algo bastante común y además tiene cierta explicación evolutiva: como individuos queremos sentirnos integrados, cuando vemos que nos perdemos algo se produce una sensación desagradable. Hoy en día no pasa nada, pero nuestros cerebros no están hechos para hoy día, sino para hace miles de años, cuando si no estabas bien integrado tu supervivencia peligraría.

A día de hoy es también importante estar integrados en la sociedad y tener un círculo y unas relaciones sanas de amistades, familiares y por supuesto de trabajo. Sin embargo, aunque cumplas esto, este FOMO puede seguir apareciendo. ¿Cómo frenar el FOMO? Con la otra palabrea que te traigo hoy: JOMO, que viene de «joy of missing out» y significa «alegría de perderse algo».

JOMO como respuesta consciente al FOMO

Como hemos visto, muy probablemente tu vida no corra peligro por perderte por ejemplo algún evento social o una situación laboral de esas que disparan nuestro FOMO. Así que, ¿qué hacer cuando sentimos esa sensación desagradable?

Sólo una cosa: seguir con tu vida.

Esta sensación puede aparecer en multitud de situaciones, desde no ir a una fiesta o un viaje hasta cuando por cualquier motivo no eres partícipe en una reunión de trabajo o en determinado proyecto. Es algo muy común y ante lo cuál sólo podemos hacer una cosa: seguir con nuestra vida.

En lugar de centrar nuestra atención en aquello que nos estamos «perdiendo«, poner el foco en aquello que nos está ocurriendo en este momento. Disfrutar de que sí, nos estamos perdiendo algo, porque estamos haciendo otra cosa que para nosotros es importante. Para esto es clave llenar nuestro tiempo de aquellas cosas que nos aporten valor. Y es ahí donde entran los valores personales.

Tus valores personales primero

Cuando dices sí a algo, dices no a todo lo demás.

Anónimo

Realmente no sé si la cita anterior es anónima o no (si conocéis al autor original decídmelo), pero es muy cierta. Cuando decimos que sí a algo, estamos dejando entrar eso a nuestra vida, pero también al dedicar nuestro tiempo y atención a esa cosa, estamos dejando de hacer todo lo demás.

Y esto no es bueno ni malo, simplemente es. Por eso es importante:

  • Ser conscientes de a qué le dedicamos nuestra atención.
  • Tener bien identificados nuestros valores personales y por último:
  • Emplear nuestro tiempo, el recurso más limitado que tenemos, en aquello que nos aporte valor.

Está bien escuchar este tipo de sensaciones, escúchalas y luego elige de forma consciente a qué le dedicas tu atención y tu tiempo.

Deja un comentario