Mejora por vía negativa

Más es más, menos es menos, mejor es mejor

Muchas veces se dice que menos es más. Bueno, yo voy a decir que no es más, sino que puede ayudarnos a ser mejores nosotros mismos. Y de esto va el artículo de hoy, de cómo aumentar nuestra calidad de vida, nuestra salud, nuestras finanzas y lo que queramos gracias a una aproximación minimalista: mejorar por vía negativa. Y es que, ¿quién no ha oido o dicho eso de «no tengo tiempo de hacer algo»? Ya te digo que el 100% de nosotros lo ha hecho, incluso con algo que queremos hacer o conseguir, que puede estar alineado con nuestros valores y por tanto ser importante en nuestras vidas. ¡Al lío!

¿Qué es la vía negativa?

Cuando queremos mejorar algo podemos hacer dos cosas: añadir cosas que nos ayuden a acercarnos a ese objetivo o eliminar cosas que nos alejen. Por ejemplo: si queremos tener una dieta equilibrada podemos incrementar el número de alimentos que ingerimos, metiendo verdura, carne sin procesar o lo que nos falte o bien quitar productos procesados, alcohol, comida rápida, azúcar… De hecho, en la alimentación, antes de meter algo nuevo hay que quitar, ¡o acabaríamos comiendo el doble!

Eliminar antes de añadir, hacer hueco a lo que pueda venir

Y de esto va la vía negativa. No es negativa porque sea malo, sino que lo es en el sentido matemático de la palabra: restar, sustraer. Es una aproximación con la que antes de añadir nuevos hábitos para conseguir algo (en el ámbito de la salud, de las finanzas, nuevas aficiones, formación, etc.) tenemos que primero quitar algo que no nos acerque a nuestro objetivo y que esté desalineado con nuestros valores.

Realmente es muy sencillo: Piensa en una botella de agua. Si tienes agua estancada durante una semana y lo que quieres es agua fresca, antes de abrir el grifo para llenarla tienes que vaciarla.

Ahora piensa en tu agenda, tu agenda es la botella y las cosas con las que llenas tus días, el agua. ¿Quieres aprender un idioma? ¿Quieres hacer ejercicio? ¿Quieres mejorar tu puesto de trabajo? Estupendo, quieres agua fresca. Sin embargo, probablemente tengas la agenda llena y «no tengas tiempo» para nada más.

Sobre saturación

Estamos sobre saturados y además vivimos en una sociedad que nos incita e invita a ello. Por algún motivo se asocia más a mejor. Más actividades, más «amigos», más trabajo, más horas, más reuniones, más tareas en paralelo. Cuanto más horas trabajes y hasta más tarde mejor, cuantas más reuniones tengas mejor, cuantas más fotos, followers y «amigos» tengas en instagram mejor, cuantos más coches y motos y más caro mejor. Quiero que lo próximo que vas a leer lo memorices y te lo repitas cuando te veas saturado de cosas por hacer y «sin tiempo»:

Más es más, menos es menos, mejor es mejor.

Ni más es mejor, ni mejor es más. Sin embargo, hay veces en las que con menos, nos puede ayudar a ser mejores. Menos distracciones, menos saturación, menos ocupación, menos desperdicio de tiempo y recursos, menos gasto de energía en aquello que no se alinea con nosotros. Pero vivimos en un contexto en el que se nos incita a lo del párrafo anterior, a tener contínuos estímulos de distinto tipo al mismo tiempo. ¿Quién no ha estado viendo una serie y con el móvil? O algo que considero una absoluta falta de respeto: sentado a la mesa con amigos y con el móvil en las manos. Hay mucha gente que lo ve normal, pero a mí me parece una locura.

Distracciones

La exposición continua a distracciones, externas e internas, afecta a nuestra capacidad de concentración y atención.

Esta sobre saturación de estímulos a la que estamos sometidos tiene muchos efectos en nuestra salud física y mental, en nuestra capacidad de concentración, de atención, de aburrimiento y nos puede afectar hasta a la consecución de objetivos que tengamos planteados a largo plazo. La atención es vital para crecer a todos los niveles: te permite estudiar, hacer ejercicio, poner orden en casa, planificarte unas vacaciones… Y las distracciones son un enemigo de nuestra capacidad de antención y concentración. ¿Cuáles tenemos?

  1. Externas: Básicamente la multitarea. No podemos hacer dos cosas a la vez con una alta eficacia y eficiencia. Puedes tener una serie, estar en instagram y hablando por teléfono, pero te estás perdiendo la serie, o la conversación, o estás haciendo scroll sin enterarte de lo que ves en la pantalla del móvil.
  2. Internas: Nuestros pensamientos. En concreto cuando estamos pensando en algo distinto de lo que estamos haciendo. ¿Nunca has estado leyendo un libro y pensando en qué tienes que hacer al día siguiente? ¿O haciendo ejercicio y pensando en otra cosa en lugar de centrarte?

¿Por qué te cuento esto? Porque la exposición continua a distracciones, externas e internas, afecta a nuestra capacidad de concentración y atención. Se están llevando a cabo estudios que relacionan la caída en nuestra capacidad de atención debido a tal exposición a distracciones, con efectos similares a los de tener un problema de salud derivado de la falta de sueño. Esto implica sentirnos saturados de información, con sensación de embotamiento, falta de agilidad mental, irritabilidad ante cualquier estímulo y facilidad de fatiga. No es poca broma.

Las distracciones externas: todo aquello que nos mete ruído

Por esto practico dos cosas: el minimalismo para centrarme en lo que verdaderamente me aporta valor y el mindfulness para ser capaz de prestarle atención a lo que sea que esté haciendo. Así ataco a las distracciones externas e internas.

En práctica

¿Por qué te cuento todo esto? Para que entiendas que antes de añadir, te puede venir bien quitar, mejorar por vía negativa y eliminar distracciones, tareas y estímulos que no te acercan a lo que quieres llegar. ¿Lo quieres de forma práctica y directa?

  • Antes de añadir superalimentos elimina azúcares.
  • Antes de añadir batidos y suplementos elimina alimentos industriales.
  • Antes de añadir quemagrasas milagrosos elimina carbohidratos refinados.
  • Antes de añadir nuevas rutinas de alta intensidad elimina tiempo sentado.
  • Antes de añadir más horas de gimnasio elimina tiempo encerrado.
  • Antes de añadir una formación que dejarás a medias elimina tareas pendientes.
  • Antes de añadir objetos en tu casa elimina cosas que no uses.
  • Antes de añadir estrategias de ahorro elimina gastos innecesarios.
  • Antes de añadir suplementos para dormir elimina pantallas por la noche.
  • Antes de añadir técnicas de relajación elimina relaciones tóxicas.

Y ahora toca lo más importante: ¡pasar a la acción!

Salud!

Deja un comentario