No eres una croqueta

No eres una croqueta, no puedes gustarle a todo el mundo. Hagas lo que hagas, seas como seas, siempre a alguien le caerás mal. Siempre algo de lo que hagas será criticado y siempre tendrás detractores. Tus valores son tuyos y es imposible que coincidan al 100% con los del resto del mundo, así que eso que tengas pendiente hacer y no haces por el “qué dirán”, simplemente hazlo. Haz lo que te haga feliz a ti, vive tu vida y no la del resto.

Escucha a todo el que te tenga que decir algo, pero ten criterio también para tener o no tener en cuenta su opinión. A lo largo de mi vida siempre he oído gente diciendo “no, eso no se puede” o “estás loco”, poniendo caras raras cuando les explico mi pasión por el automovilismo y el mundo del motor y despreciando esas ideas con frases del tipo “no yo es que… “ blah, excusas para no echarle narices al asunto y hacer lo que te gusta, perseguir tus pasiones, tener PERSONALIDAD.

Pero creo que es hasta normal sentir este miedo a que salga mal, a que te critiquen, al rechazo. Me ha pasado con este blog, me ha dado vergüenza anunciar que iba a escribir. Al fin y al cabo somos animales sociales, en la prehistoria necesitabas un grupo que te aceptara para sobrevivir y si te veías fuera de él, lo más seguro es que supusiera tu muerte temprana. Nuestra fortaleza como humanos viene de nuestra habilidad social, de nuestro trabajo en equipo, ya que físicamente somos muy inferiores a otros miembros del mundo animal. Cuando decides dedicarle tiempo y esfuerzo a aquello que realmente te gusta te expones. Es fácil ponerse una máscara, hacer “lo correcto”, ser uno más y “no fracasar”. ¿No fracasar?

Como te conté, uno de mis valores es el trabajo. No en el sentido y significado tradicional de “ir a trabajar” (que también, ¡tengo la suerte de hacer algo que me gusta!) sino en el dedicarle esfuerzo, tiempo y ganas a aquello en lo que crees. Además ya no estamos en la prehistoria, sino en una de las mejores épocas de la historia. No te va a comer un león por hablar en público y que salga mal y sin embargo es algo que mucha gente teme o no le gusta hacer. Sean cuales sean tus hobbies, aficiones y pasiones, gracias a internet es más fácil que nunca conocer gente con gustos en común, con los mismos problemas y preocupaciones. Así que haz lo que te atrae, lo que tú consideras correcto.

¿Por qué? Porque de lo contrario irás en contra de tus principios, en contra de tus convicciones, te irás sintiendo peor cada día hasta acabar siendo un zombie sistemático más, atrapado en matrix. Y todo por seguir “lo correcto”. Pero, ¿sabes qué? Todas esas personas que te dicen que no se puede, que te miran con desaprobación, en gran parte sienten ENVIDIA. Envidia por no atreverse, por no ser capaces de dar el paso. Se ven reflejados en lo que podrían haber hecho ellos y no se atrevieron, o en lo que iniciaron y no supieron terminar. Está bien fallar, está bien fracasar, es sano y a todos nos viene bien pegarnos una torta de vez en cuando. Del fracaso se aprende, de las caídas te levantas y sigues. Lo que no está bien es fracasar por no haberlo intentado lo suficiente, fallar por no haberle puesto suficiente empeño, ganas o tiempo a algo que te acerca a lo que quieres ser.

En cualquier caso no eres una croqueta y siempre habrá alguien que piense mal de ti, así que nunca, jamás, sea quien sea esa persona, dejes que te frene. Aunque seas tú mismo. Salud.

Deja un comentario