Peso vs Grasa

El peso, ver el número en la báscula y mirarse en el espejo pueden ser temas delicados para ciertas personas. Por eso, voy a tratar esto de la forma más objetiva y científica que pueda y te reto a que hagas lo mismo. Hoy escribo sobre la diferencia y la mala concepción general del peso y la grasa y su influencia en nuestro aspecto físico, así sobre cómo nuestra alimentación influye en uno u otro caso. Antes de nada decirte que estoy en contra de valorar a un cuerpo por su físico, nadie es mejor o peor por tener un cuerpo de una u otra forma, lo que quiero es hacerte entender cómo funciona el cuerpo, el peso, la grasa y su relación con la estética que podamos percibir. Empecemos con una imagen:

Mismo peso y altura (e IMC), distinto porcentaje graso

Definiciones

Peso: el mal llamado peso (que realmente sería una fuerza y debería medirse en Newtons, no en kilogramos) es realmente nuestra masa corporal. Para su medición se usa una báscula y nos dará su valor en kilogramos.

Grasa: es la cantidad de tejido adiposo de nuestro cuerpo y aunque también se puede medir en kilogramos, algo común es referenciarlo al peso total de nuestro cuerpo, teniendo un porcentaje graso. Además hay tres tipos:

  • Grasa visceral: localizada en el interior de nuestro cuerpo, en y entre nuestros órganos.
  • Grasa subcutánea: contenida justo bajo nuestra piel, «tapando» nuestra musculatura.
  • Grasa abdominal: la que te tapa tu six-pack perfecto y que te enseñamos a eliminar con la dieta de la almendra confitada en 5 cómodos pasos, sólo te tienes que suscribir al canal, darle like y activar las notificaciones.

Eliminar grasa abdominal

Lo siento pero ese último tipo no existe como tal. Existe si nos referimos con este nombre a la grasa localizada en nuestro abdomen, pero no existe un tipo de molécula de grasa que cuando la ingieres viaja por tu cuerpo dirigida a taparte los abdominales. De hecho no se puede eliminar ningún tipo de grasa localizada, tu cuerpo tiene una forma de aumentar sus reservas de energía y de disminuirlas, tendrás tendencia a ganar grasa en ciertos puntos según tu constitución corporal, según tu GENÉTICA. Y contra eso no hay lucha posible, es así y ninguna crema, pastilla o ungüento milagroso hecho por tradicionies milenarias con baba de caracol africano va a cambiarlo.

Perder peso es el problema

«Es que tengo que perder peso para estar como tú», me ha llegado a decir un tío que mide lo mismo que yo (1,82 m) y pesa 78 kg. Yo peso 4-5 kg más que eso y sin embargo el aspecto físico es totalmente distinto, él está gordito, fondón o con alguna lorzilla y yo estoy en forma, él pesa menos pero es a mí a quien se le ve los abdominales. Sin embargo lo que él quiere no es perder peso, lo que él quiere es tener una composición corporal más parecida a la mía. Nos han malacostumbrado al «pierde peso» y eso sólo es válido para alguien con sobrepeso, con obesidad, pero de la real, no de la de la OMS. Esta persona lo que quiere en realidad es GANAR peso, pero no lo sabe. Piensa que tiene que hacer una dieta y perder peso, luego apuntarse al gimnasio y ponerse fuerte. Y esto es el error más extendido que existe. No quieres perder peso, quieres perder grasa y aumentar tu masa magra o muscular, pero no lo sabes.

La mentira de la OMS y el IMC

La OMS es la Organización Mundial de la Salud y claro, ir en contra de algo que se llama así «Organización Mundial de la Salud» parece monstruoso, ¿no? Es decir, quién eres tú chaval, que esto es Mundial y es de la Salud. Pues bien, esto señores definen el Índice de Masa Corporal, que como definición es inócua, objetiva y es sólo un número.

  • IMC: Relación entre el peso y la talla calculada como el peso en kilogramos entre la talla al cuadrado en metros. Es decir, peso entre (lo que mides)^2.

El problema obviamente no está ahí, como he dicho es una medida. El problema y la mentira vienen en el significado que le dan, tomando los datos para adultos se define:

  • Sobrepeso: IMC igual o superior a 25.
  • Obesidad: IMC igual o superior a 30.

Es decir, según la OMS, este señor de 1,78 m y 80 kg (IMC de 25,25) tiene sobrepeso:

Enrique Maese: campeón del mundo de culturismo natural y Mens Physique, con sobrepeso según la OMS

¿Qué quiero decir con esto? Que a veces hay que romper los moldes preconcebidos de la OMS, nutrición y entrenamiento “clásicos”, como lo de comer 5 veces al día, el IMC o desayunar kellogs. Recuerda que en la foto del inicio. Ambas mujeres pesando lo mismo y midiendo lo mismo, tienen el mismo IMC, sin embargo la apariencia es completamente distinta. Por esto el IMC es inútil y el porcentaje graso es útil.

Fluctuaciones

Antes de darte unos consejos prácticos tengo que decirte que es normal tener fluctuaciones de peso y de composición corporal, que mantenerse “de 10” de forma permanente es imposible, hasta los culturistas profesionales (que se ganan su vida con su aspecto físico, probablemente a diferencia de ti y de mí) ganan grasa como para tapar sus abdominales. La grasa tampoco es mala, es necesaria en su justa medida, nos protege y nos aporta energía. También tiene influencia en nuestras hormonas y hace que sea más fácil ganar fuerza (y músculo) estando un poco “pasados”. De hecho no defiendo ni defenderé nunca que haya que tener un cuerpo danone, lo que hay es que tener un cuerpo sano y funcional y llevar buenos hábitos, la estética es secundaria, viene después.

¿Qué hacemos entonces?

Muy sencillo:

  1. Haz ejercicio. Entrena tu fuerza, tu resistencia aeróbica y anaeróbica, tu flexibilidad, tu velocidad y tu agilidad. Haz ejercicio de forma regular.
  2. Come bien. Con la misma actividad física lo que va a marcar la diferencia es la dieta que lleves. Basa tu dieta en frutas, verduras, hortalizas, pescados, huevos y carnes (sin procesar).

Como siempre, lleva unos hábitos y pautas que te aporten, que te sumen. Desde que empezó todo esto del coronavirus, gracias a comer más limpio, en casa, sin alimentos procesados, sin salsas ni aceites de dudosa procedencia, reduciendo el azúcar y el alcohol, se ha reducido mi porcentaje graso sin buscarlo y el entrenamiento que hago es bastante básico. Salgo a andar o a correr, hago tábata/hiit, yoga y poco más, tengo una esterilla y un juego de bandas elásticas de 10€, pero la alimentación marca la diferencia. Eres lo que comes.

Lo repito: da igual el entrenamiento que hagas mientras lo hagas, lo que te va a poner en forma es la calidad y cantidad de tu alimentación. Mete suficientes vitaminas, proteínas, grasas e hidratos para que tu cuerpo funcione bien.

Salud!

Deja un comentario