Primer paso

¿Primer paso o segundo? En mi opinión, el primero. El post anterior fue para definir dónde estaba y qué quería conseguir, una vez tomada consciencia de la situación, toca echarse a andar. La diferencia entre quién eres y quién quieres ser la marca lo que haces. Por mucho que tengas claro dónde estás y dónde quieres estar, si no trazas un plan para llegar a ello y sobre todo lo sigues, jamás lo conseguirás.

Traza tu plan y recorre tu camino

El plan

En la mayoría de los casos y en mi experiencia personal y laboral, esto nunca se cumple, pero hay que hacerlo. Así que los hago sabiendo que van a fallar de alguna forma u otra, pero siempre con la mejor intención, ¡puede que algún día acierte! Siempre que tengo que conseguir un objetivo o un cambio en mi vida, tras aclarar qué quiero, lo siguiente es trazar un plan. ¿Cómo se hace?

  1. Fecha objetivo: la que nos marcamos en la estación de partida cuando establecimos qué queríamos y cuándo. Esta fecha es aquella en la que nos volveremos a mirar y veremos si estamos o no donde queríamos (ya verás como sí).
  2. Recursos necesarios: siempre que quieras hacer algo, vas a tener que invertir recursos para conseguirlo. Algunos típicos:
    • Dinero: Una casa tiene un precio, un viaje, una mudanza, dar la vuelta al mundo, cursos de formación, activos o pasivos para tu negocio. Todo supone una inversión que hay que valorar, calcular o al menos estimar lo mejor posible y quedándonos siempre en el lado de la seguridad. Pon un factor de corrección al precio que creas de cada cosa, incrementa un 10% su precio para ir sobre seguro. Y si te sobra algo (aún no conozco a nadie que le haya sobrado el dinero) ¡me invitas a una cerveza!
    • Tiempo: Para ahorrar dado tu nivel de ingresos, para terminar una formación o tu carrera, para finalizar otro proyecto que tengas en curso… Todo va a requerir de tu tiempo, de una dedicación que tendrás que aportar. Te recomiendo que leas mi artículo sobre [timeblocking] para que veas cómo organizarlo.
    • Formación: Si quieres ser un carpintero en Francia vas a necesitar saber carpintería y  hablar francés, por norma general. ¿Qué formación necesitas para estar donde quieres estar? Da igual que la tengas o no, esto es lo que necesitas, escríbelo todo.
    • Financiación: Si lo que quieres es cambiar de vida, ciudad o país, necesitarás un modo de financiarte, ya sea trabajando para terceros, siendo autoempleado (o autónomo, freelance o como lo quieras llamar), mediante ingresos pasivos (alquileres, dividendos, intereses) o ganando la lotería todas las semanas.
  3. Recursos disponibles: Con lo anterior tienes tu lista de la compra pero, ¿realmente lo necesitas todo desde 0 o ya partes de una base?
    • Dinero: La diferencia entre la cantidad del punto anterior y la que aquí pongas te dará el delta que necesitas conseguir y con ello puedes desarrollar un plan de ahorro. Fácil y sencillo y explicado en [controla tus finanzas].
    • Tiempo: ¿Realmente no tienes tiempo o es que estás priorizando otras cosas? De nuevo te remito a que leas [timeblocking] y analices cuánto tiempo tienes realmente.
    • Formación: Probablemente tengas una educación, hables algún idioma, tengas ciertas habilidades. Lo mismo que con el dinero, pero en lugar de un plan de ahorro aquí lo que tendremos será un plan de formación.
    • Financiación: ¿son tus ingresos sostenibles allá donde quieres ir? Si mantienes tu trabajo o tu fuente de ingresos pues genial, si no, ya sabes otro punto sobre el que hay que trabajar.

Los hitos

En cualquier proyecto y quieras conseguir lo que sea hay ciertos momentos en los que se tacha algo importante de la lista de cosas por hacer, es lo que se conoce como hitos. Los hitos son todos los logros relevantes que tienen que cumplirse a lo largo de tu plan antes de que puedas llegar a tu meta. Puedes verlos como metas intermedias a resolver y un plan está bien hecho cuando la consecución de todos los hitos lleva al éxito del plan. Para el caso que nos ocupa: ¿Qué necesitas si quieres cambiar de vida e irte a otro lugar?

  • Colchón económico: Mi recomendación es que al menos tengas cubierto 1 año de gastos (calculados para tu nivel de vida actual) total y absolutamente disponibles. Es decir, que si durante 1 año completo tienes 0 ingresos, eres capaz de mantener tu nivel de vida actual sin tocarlo un ápice. Esto es adaptable, si por ejemplo ya tienes una actividad económica en el sitio de destino, necesitarás menos. Aunque mi norma general es tener mínimo 6 meses de gastos disponibles de forma instantánea.
  • Financiación: Lo siento, pero el dinero es una herramienta necesaria. Mi recomendación, lo que he hecho y lo que haré siempre, es tener un sustento estable antes de cambiar de país. Gracias a internet tienes muchas formas de encontrar trabajo, desde empleos tradicionales de 8 a 17, de forma telemática a autoempleo, negocios propios, inversiones, patrimonio… Encuentra tu propia forma de generar dinero (o si lo consigues, vive sin necesitarlo y dime cómo). Este es probablemente el hito más difícil y uno de los determinantes, de hecho da para escribir y hablar mucho (y amenazo con hacerlo).
  • Refugio: Salvo que quieras vivir debajo de un puente, en una tienda de campaña o en hoteles/hostales de forma permanente, necesitas una vivienda. De nuevo, internet te proporciona muchas herramientas para encontrar una que se adecue a ti, salvo que vayas rodando en tu caravana. Por lo general este es de los últimos hitos a conseguir ya que según cómo vayas, hay empresas que te lo proporcionan o te ayudan a conseguirlo.
  • Idioma: Si vas a otro país, te recomiendo que antes de llegar tengas nociones del idioma. De hecho es probable que este hito lo tengas que conseguir antes de poder costearte una vida allá a donde vayas (es curioso, pero no ha sido mi caso hasta la fecha, tampoco es lo normal). El inglés es fundamental, pero no es el primer idioma de todos los países del mundo. Si vas a Francia, aprende francés, si vas a Alemania, alemán, etc.
  • Lánzate.

Lánzate

Debería de ponerlo con los hitos, pero es tan importante que se merece algo con más entidad. Lánzate, tu primer hito será cuando te lances a hacer cosas, cuando traces un plan de ahorro y empieces a construir tu colchón, cuando empieces tu búsqueda de empleo, cuando te pongas a estudiar el idioma que se hable allá donde sea que vayas. Es más, el primer hito en todo proyecto es el “kick-off”, el disparo de salida. Empezar es lo más importante ya que un plan sin empezar es sólo eso. ¿Cuándo vas a empezar? Pues que sepas que hasta esa fecha todo lo que tienes es NADA. Un plan son sólo palabras y no valen nada sin acción. Haz, ejecuta, prueba, falla, aprende, modifica y sigue. Los planes no son verdad, no son una realidad, los hechos sí lo son. No te quedes en la fase previa, no esperes a estar preparado, he llevado (y llevo) proyectos de muchos millones de euros sin estar 100% preparado… ¿O sí lo estaba?

La sensación es que nunca vas a estar lo suficientemente preparado, aunque lo estés. Si intentas tenerlo todo controlado, si intentas anticiparte a todo lo que pueda surgir, te quedarás aquí, en la etapa de planificación. En la vida o te embarcas y andas o te quedas quieto donde estás. La diferencia entre quién eres y quién quieres ser la marca lo que haces y si quieres llegar lejos, lo primero que tienes que hacer es ponerte a andar, aunque no haya camino.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Antonio Machado, Proverbios y cantares XXIX

Deja un comentario