Siddhartha Parte 1

Este es un libro que todo el mundo debe leerse y releerse, además en distintos momentos de su vida. Yo le he vuelto a dar una lectura hace poco y es de lo mejor que puedes hacer un sábado de cuarentena. Se trata de una novela alegórica, es decir, una sucesión de metáforas, lo que lees en el libro no es lo que se quiere decir de forma literal. Lo que voy a hacer en este post es darte mi visión y análisis del libro, van a haber “spoilers” pero aún así te recomiendo que lo leas (tanto el post como el libro). Si ya has leído el libro, puede que te ayude a entenderlo de otra forma, si no lo has hecho, igualmente voy a tratar que sea interesante.

También tengo que decirte que aunque el libro es muy corto, apenas 200 páginas en edición de tapa blanda, da para mucho que hablar y reflexionar, por lo que lo voy a dividir en dos partes, que son las dos que tiene el propio libro. Al final de cada post te pondré mis conclusiones. Sé que esto es más filosófico o etéreo que cuando escribo sobre alimentación o finanzas, pero yo pienso que ejercitar la mente es igual de importante que ejercitar el cuerpo y ambos deben estar sanos para vivir en armonía. La lectura siempre ha sido algo muy importante en mi vida, inculcado por mis padres desde pequeño, a día de hoy no hay un día que no lea aunque sea una página de un libro.

Mi ejemplar personal de Siddhartha

Si no conoces el libro, para que no te pierdas con este post, te dejo la sinopsis:

“Esta novela, ambientada en la India tradicional, relata la vida de Siddhartha, un hombre para quien el camino de la verdad pasa por la renuncia y la comprensión de la unidad que subyace en todo lo existente.”

Escrito por Hermann Hesse, le hizo ganar el premio Nobel de Literatura en 1946. Ganó mucha popularidad porque los jóvenes veían en el personaje principal al adolescente promedio y sus preocupaciones: la necesidad de encontrarse a sí mismos, el enfrentamiento con el mundo y la historia. Lo que leemos en el libro es la vida y la experiencia de Siddhartha, lo que se puede interpretar y aprender de ahí es mucho más, es un libro que tiene una belleza apabullante y hay que saber apreciarla, así que ¡allá vamos!

Primera parte

El hijo del brahmán

Siddhartha es hijo de un brahmán, un sacerdote, como tal, su entorno lo condiciona a seguir los pasos de su padre. Además se le da no sólo bien, sino que es digno de admirar, realiza sacrificios, medita. Todo lo que hace, lo hace bien, todos lo admiran, sus padres están orgullosos y su fiel amigo, Govinda, lo adora.

“Todos querían pues, a Siddartha, que era la alegría y el placer de todos. Pero él no hallaba, en cambio, placer ni alegría ninguna en sí mismo.”

A pesar de ser tan querido, de tener el cariño, aprecio y admiración de todos, de tener la vida resuelta, Siddhartha no es feliz, acumula descontento en su interior, falta de sentido. Sin embargo un día aparecen unos samanas, una tribu nómada de ascetas. Siddhartha, tratando de calmar ese desasosiego que crece en él, decide unirse a ellos junto con su amigo Govinda, causando un gran dolor y descontento a su padre.

Con los samanas

Los samanas son ascetas, buscan purificar el espíritu por medio de la negación de los placeres materiales o físicos, a través de la abstinencia, de forma totalmente austera. Al unirse a ellos, Siddhartha y Govinda se desprenden de todas sus posesiones materiales salvo un taparrabos. Practican el ayuno durante varios días, cuando comen, nunca son alimentos cocidos y como mucho una vez al día.

“Solo una meta se perfilaba ante Siddhartha: quedarse vacío, despojarse de su sed, de sus deseos, de sus sueños, de sus penas y alegrías. Deseaba morir para sí mismo, no ser más él, hallar paz y tranquilidad en su corazón vacío.”

Ayunaban, meditaban, pasaban hambre, sed, frío, calor y dolor. Sin embargo, insensibilizándose ante sus propias emociones, vaciándose de todo, no logran esa paz mental buscada. Un día llega a sus oídos los rumores de la existencia de ser perfecto, iluminado, sublime, Buda, un ser sagrado que anda entre humanos y está proclamando su doctrina.

Gotama

Siddhartha y Govinda dejan a los ascetas para buscar a Gotama Buda (que representa al Buda Gautama, conocido como el príncipe Siddhartha) y aprender de su doctrina, llegando a la ciudad de Savathi. La noche en la que llegaron vieron a Buda, un hombre que en nada parecía distinguirse de los otros centenares de monjes, vistiendo el mismo hábito amarillo de su doctrina que el resto.

“Nada en él era búsqueda o imitación; todo respiraba suavemente en una placidez imperturbable, en una luminosidad imperecedera, en una paz intangible.

Gautama Buda, referenciado en el libro como Gotama, el Iluminado

Tras oír la doctrina de Buda, Govinda decidió quedarse con él y adoptar el hábito amarillo. Sin embargo Siddhartha no. Él sabía la doctrina que predicaba Gotama, podía oírla y entenderla, pero no la conocía, no la había vivido. A la mañana siguiente de estar ambos jóvenes escuchando la doctrina de Buda, tras despedirse de su amigo de la infancia, Siddhartha se encontró con Gotama y tras una conversación le dijo:

“Muchas cosas contiene la doctrina de Buda, el Iluminado, y a muchos les enseña a vivir honestamente y evitar el mal. Pero hay algo que esta doctrina tan clara y respetable no contiene: el secreto de lo que el Sublime mismo ha vivido. Y es al mismo tiempo la razón por la seguiré mis peregrinaciones…; no para buscar otra doctrina que sea mejor, pues sé que no existe, sino para irme alejando de todas las doctrinas y de todos los maestros, y alcanzar yo solo mi objetivo o perecer.”

Despertar

Tras despedirse de Govinda, su amigo de la infancia, dejándolo bajo el amparo de Gotama, Siddhartha se encontró de nuevo en peregrinación. Sin embargo había dejado mucho atrás, ya no era asceta, ni sacerdote ni brahmán, todo aquello había quedado atrás. Siempre había estado relacionado con alguien, con su padre, con los ascetas, su amigo Govinda formaba parte de un grupo de monjes que compartían su fe y llevaban el mismo hábito. ¿Pero él? Ahora era únicamente Siddhartha. Estaba solo.

Conclusiones de la primera parte

Te he ido dejando pequeños extractos del libro, vamos a analizarlos de forma breve a modo de conclusiones de la primera parte del libro, en la que Siddhartha comienza la búsqueda de su camino, de su identidad, tratando de refugiarse en grupos y doctrinas de pensamiento.

  • Insatisfacción: Todo el mundo lo admiraba y quería, sin embargo se sentía insatisfecho con una vida aparentemente perfecta, tenía falta de sentido o propósito.
  • Desapego: Pensó que eliminando todos sus sentimientos, deseos y hasta necesidades fisiológicas encontraría paz, al no «deberle» nada a nadie, ni a sí mismo.
  • Ídolos: Al escuchar una doctrina perfecta se da cuenta de que las palabras de otro carecen de sentido, lo único que aporta verdadero conocimiento es la propia experiencia.
  • Camino propio: Finalmente decide emprender un camino propio, como conclusión de que seguir los pasos de otro, le haría vivir la vida de otro, no experimentar la suya.

Esta primera parte del libro plantea una situación de descontento vital, de frustración incluso y de cómo afrontarla, en especial para aquellas personas que no se conforman con seguir a otros y sólo le ven el sentido a tener voz propia, de algún modo.

Como dije, un post distinto de lo habitual, continuará en la segunda parte.

Salud!

Deja un comentario